31 julio 2020

Mesa con palet.





Una de las cosas buenas que ha tenido el confinamiento es que nos ha dado mucho tiempo para hacer esas tareas tediosas que siempre intentamos postergar, o al menos eso me ha parecido, ya que he observado muchos objetos fruto de limpiezas profundas y recuperación de espacios.





Eso debió ser lo que le ocurrió a ella, realmente había sufrido mucho y se apreciaba a simple vista. Aunque eso no me frenó y le hice un hueco en casa.




Soy la primera en saber que la moda del palet está un poco trasnochada, pero estas patas me daban la posibilidad de utilizar unos trozos que tenía rondando.


Observamos en profundidad.




Las patas estaban en perfecto estado, estables, fuerte en sus escuadras, no le faltaban ni ángulos, ni tornillos.

Eso me aseguraba firmeza, y decidí darle un poco más de anchura al sobre. El anterior era de 45 x 45. Ahora de 60 x 60 cm.


Manos a la obra.

El primer paso es lijar la madera con grano grueso para quitar todas las astillas, después grano medio para unificar la madera y terminamos con el grano fino que nos da un acabado magnifico.


Unimos los 7 trozos con un listón atornillado por la parte de abajo. Previamente hemos acondicionado cada trozo para que sea lo más vistosa y estable posible.


Le damos un par de manos de tinte al agua para madera, pero solamente a aquellos trozos que quedarán de color natural, con la intención de que suba el tono.



Después una mano de tapaporos y lijada suave para quitar la pelusa que pueda haber salido.

Momento pintura.

Para los otros trozos elegí un amarillo, un azul y un verde.




Quería dar tan solo un toque de color, para lo cual utilicé la pintura muy aguada, dando unas pinceladas y extendiendo con la bayeta húmeda.

Las patas pintadas en un gris y con un pequeño decapado.


Consejos:

En este punto hay que tener especial cuidado para que no se mezclen los colores. Es fácil que al retirar el exceso pintemos la de al lado.


Es cierto que la elección de los trozos que están en mejor estado garantiza el resultado, aún así me ha sorprendido lo agradecida que es esta madera y no descarto volver ha hacer alguna que otra cosilla.

Ahora, después del resultado, me arrepiento de no haberme traído a su hermana. Sí eran dos iguales....



Llegados a este punto toca despedirse, espero que te haya gustado, también espero tus comentarios con todo el cariño del mundo, ya sabes que me hace mucha ilusión.



No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales:

3 comentarios:

  1. ¡Como me ha gustado, Victoria!
    Ha sido todo un acierto tanto el uso de la madera de palet como los colores y el acabado que le has dado tan fresco y veraniego.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el resultado, que bonita se ve tu mesa!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Un reciclado perfecto!!!
    A todos nos ha cundido mucho en el confinamiento.

    Besos 😘😘😘

    ResponderEliminar