31 julio 2018

Decorar un marco de IKEA, con flores recicladas.





Seguramente recordaréis el cuadro de las legumbres que hice para decorar la cocina.

Aquel trabajo me resulto muy gratificante y me quedé con la idea de hacer alguna otra cosa. En una visita al Gran Sueco me traje un marco que también tiene espacio para poner cosas dentro.



Me encantan estos marcos ya que te permite acompañar a la imagen algún recuerdo, creo que tienen tantas posibilidades como imaginación le pongas.

Lo he decorado de forma sumamente fácil y como verás en el video utilizando cosas sencillas y que seguro tienes por casa.






Llegados a este punto toca despedirse, espero que te haya gustado, también espero tus comentarios con todo el cariño del mundo, ya sabes que me hace mucha ilusión.



No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales:

13 julio 2018

REGALOS PARA UNA FIESTA


De cuando en cuando nos reunimos un grupo de amigas y en esta ocasión lo hicimos aprovechando la Fiesta de Patios de Cordoba.

Gracias a Marisa que con su inmensa generosidad nos abrió las puertas de su casa, la cual había previamente desalojado, para que estuviésemos todas juntas.

Ya es una tradición que preparemos un detalle para obsequiarnos, la primera vez fue sorpresa ahora todas llevamos algún detalle hecho por nosotras, lo que tiene un mayor valor.
 

Hoy prepararemos unos detalles para obsequiar a los invitados. 

MATERIALES:  

* Anillas de cortina.
* Cordón de algodón.
* Silicona liquida.
* Flores de papel.
* Lazos de colores.
* Hilos.
* Letras de madera.


Procedimiento:

El trabajo es sencillo, haces una madeja con la cantidad de cordón para que sea más fácil pasarla por dentro y lo vas apretando para que quede bien firme. 



Al finalizar lo aseguras poniendo una gota de silicona.



Pegamos la letra y las flores al gusto.

Ponemos un lazo.



Para que se pueda colgar pondremos un trozo del cordón pasado por la argolla de la anilla y lo aseguraremos poniendo silicona en los extremos.



También pondremos en el extremo un poco de hilo del color del lazo.

Para finalizar las presentaremos dentro de una bolsa.



Es un detalle sencillo, económico y súper resultón que seguro te sirve de inspiración para esos detalles de celebraciones y fiestas.



Consejos:

Las anillas que he utilizado son de las grandes, el paquete de 10 me costó 2,95€ en un bazar.

El cordón de algodón, también del bazar, es de color crema y me costó 1,75€,

También lo puedes hacer con lanas, hilos, cuerda.... a tu gusto. Recuerda que en navidad ya decoré unas con cuerda.

Para estas he utilizado 3 metros de cordón, con otros tamaños de anillas y grosor de hilo tendrás que hacer pruebas.

Como es un detalle para una fiesta he querido personalizarlo poniendo la inicial del nombre de la persona a la que voy a darselo.

Las letras las decoré con una servilleta.




Llegados a este punto toca despedirse, espero que te haya gustado, también espero tus comentarios con todo el cariño del mundo, ya sabes que me hace mucha ilusión.



No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales:

06 julio 2018

5 Formas fáciles de reciclar botes de cristal

Me gusta reciclar, es cierto, lo confieso. Y es que reciclar es una tarea agradable y gratificante, por lo menos a mí me lo parece.

Cuando dices: "mira, qué mono ha quedado... Y si no fuera por mí, estaría en el contenedor"

Algunas de las cosas que con muy poco se puede obtener un fantástico resultado y que resultan de gran utilidad son los botes o botellas de cristal.


Te muestro algunos ejemplos,




Una botella de zumo, un par de metros de cuerda de algodón y unos trozos de servilleta es todo lo que necesitas para que obre el milagro.






En este ejemplo un tarro de paté, un trozo de papel de seda y cuerda. Sencillo, ¿a que sí?




Este ejemplo un poco más temático, una servilleta con motivos navideños y unas perlas con cuerda en uno  y hilo de fieltro en el otro. Ambos para poner una vela en la decoración de la mesa.





Un bote de espárragos, cinta de arpillera, un botón, cuerda y unas perlas.




Para hacer éste necesitas cuerda que tendrás que pegar al principio y al final, un trozo de puntilla, unas flores y una perla. Un estilo muy chic





Y este creo que es mi favorito; está pintado con pintura chocolate y después de seca otra mano de beig crema, por supuesto con pinturas a la tiza que tan buen resultado dan.


Lo explica maravillosamente bien mi querida amiga Isabel en su blog,  que te invito a visitar isabelvintage.




Llegados a este punto toca despedirse, espero que te haya gustado, también espero tus comentarios con todo el cariño del mundo, ya sabes que me hace mucha ilusión.



No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales:

15 junio 2018

Puerta castellana. Restauración.


Hoy voy a compartir con vosotros la restauración de una puerta: la transformación radical de la puerta de entrada a mi casa.Os voy a contar cómo hemos pasado de esto.




A esto.





Ha sido un trabajo pesado pero muy satisfactorio. Y para hacerlo he contado con el asesoramiento de algunas blogueras que también son aficionadas a la restauración. El resultado me encanta y creo que la decisión de conservarla ha sido muy acertada.

Os cuento paso a paso todo el proceso, para que pueda servir de ayuda en el caso de que os encontréis con un reto parecido.

Restauración de una puerta castellana

Primeros pasos

El estado en el que se encontraba la puerta era lamentable.

 

En la parte exterior el barniz estaba muy cuarteado y, en algunos puntos, era casi inexistente. El agua, el sol y el aire habían deteriorado sobre todo la parte inferior, quedando la madera blanquecina y desprotegida.








Para realizar el trabajo tuve claro desde el principio que era necesario descolgarla y trabajar con ella en posición horizontal. Coloqué dos caballetes resistentes y solicité la ayuda de unos brazos fuertes para colocarla encima, porque la puerta pesa de lo lindo.




La limpieza, necesaria para recupera la belleza de la madera.

Lo primero que hice fue quitar todo el barniz que tenía la puerta, para dejar la madera desnuda.





Para ello me serví de todas las herramientas a mi alcance: lijadora eléctrica para las partes planas y accesibles, tacos de lija, cepillos, papel de lija. En fin, todo lo que pudiera servir para llegar a todos los rincones.





Y, lo más importante, la paciencia. ¡Muchas dosis de paciencia!. Creo que hasta que no estuve metida en el ajo no fui realmente consciente de la envergadura del trabajo. Pero como lo tenía a medias sólo había una solución: "seguir hasta el final.".





Y así de bonita se veía una vez eliminadas todas las capas de barniz. Os confieso que llegar hasta aquí ya fue una satisfacción, porque sabía que el trabajo más tedioso ya estába hecho. Ahora viene la parte creativa y esa se disfruta mucho más, aunque tambien sea trabajosa.

¿Qué color elegir?

Esta fue una cuestión que tuve clara desde el principio: Blanca. Pero no quería un blanco nieve, sino un blanco vintage, que me parece mucho más elegante.

Como la puerta está en el exterior apliqué dos manos de tapaporos, para proteger la madera de xilófagos. Dos manos con una lijada suave entre ellas con papel de lija muy finito y estopa, para cerrar bien el poro.









A continuación una mano de imprimación multiusos, para que la pintura agarre mejor. La imprimación hay que dejarla secar totalmente y a continuación lijar de nuevo.





Y ahora sí, llega el momento de pintar. Os voy a contar mi forma de pintar porque aunque es un poquitín más trabajosa al final el resultado es muchísimo mejor.

Mi particular forma de pintar

Se trata de cargar la brocha o rodillo con muy poca pintura y extendiéndola todo lo posible. A continuación una lijadita muy suave y retirada totalmente del polvo que se origina (utilizando, incluso, el aspirador)

De esta manera cada capa de pintura cubre muy poco la superficie, lo que me obliga a dar más manos de pintura.

¿La ventaja? Pues que queda mejor aplicada, sin grupos y sin churetones. Y las capas sucesivas agarran perfectamente sobre la anterior. Mirar el aspecto final que queda:











Los últimos detalles

Cuando la puerta estuvo totalmente terminada pinté la reja de la ventana anexa con pintura de forma en spray. En comparación con el trabajo de la puerta éste fue rápido y fácil. Y el resultado me encanta.





Los picaportes también necesitaban un poco de mimo, así es que le apliqué pintura negra ultra resistente. Y la misma pintura para pestillos y bisagras.





Y éste es el resultado final:






La verdad es que estoy orgullosa del resultado, me parece que ha quedado muy bonita y muy elegante. Además tengo la satisfacción de saber que está perfectamente protegida y que durará muchos años a la intemperie cumpliendo su función.






Espero que a vosotros también os guste la transformación. Y que este trabajo os anime si tenéis alguno pendiente. Ya veis que por muy grande y laborioso que sea, la alegría de ver el trabajo bien hecho siempre compensará el esfuerzo. La restauración de una puerta es un ejemplo de ello.

Espero seguir compartiendo mis experiencias con vosotros.




Llegados a este punto toca despedirse, espero que te haya gustado, también espero tus comentarios con todo el cariño del mundo, ya sabes que me hace mucha ilusión.




No olvides que puedes seguir mis trabajos en las redes sociales: